Taller Integral Territorial Vianí

 

Las realidades de los flujos de producción, comercialización y consumo

Los productos básicos elaborados, y con valor agregado, como huevos, café, frutas deshidratadas cárnicos, panela, banano, frijol, pescado, lácteos se van la mayoría a vender en Bogotá. Con un canal para productos como banano y cítricos; el café y Grupo de Compras Solidarias con organizaciones de diferentes tipo, frutas, hortalizas y pollo para Canasta Solidaria y Mercados Campesinos. En su mayoría son para consumo en el territorio. Los básicos en canasta familiar de productores, son: arroz, papa, aceite, frijol, lentejas, banano, huevos, leche, chocolate, café, cárnicos, trigo, panela, azúcar y sal. Esta realidad se ve en el gran porcentaje proviene de más de 10 países, de 9 departamentos colombianos y de lo local.

El control, responsabilidad en los procesos productivos y en los pasos del CIRCUITO AGROALIMENTARIO; el intercambio de saberes en la recuperación de la memoria histórica e ir y mirar al futuro fundándose en el pasado; importante es que productores y consumidores sientan y vivan recíprocamente sus papeles. Articular relaciones de confianza, respeto, cooperación. LAS AUTONOMÍAS de estos dos protagonistas retomen control del origen de alimentos que entran a su hogar y cuerpo a través del consumo. Valorar el poder que pueden ejercer a través de sus acciones de compras, identificando diferencias existentes entre cadenas y circuitos. El ver con ejemplos, en uno o varios alimentos, cómo la liberalización del mercado interno de los productos

-4-

agrícolas y con los TLC atentan a LA SOBERANÍA ALIMENTARIA de los pueblos; acaban con productores y producción nacional de alimentos esenciales en el vivir de las familias colombianas.

La cadena aplicada a los alimentos, va en una línea de dirección conectada de la producción al consumidor final y todo lo demás lo descarta o elimina. Las relaciones son anónimas, el interés predominante de dueños-actores, es reducir los costos y aumentar su ganancia individual. Desde la producción de granjeros y latifundistas extranjeros con cultivos extensivos y multinacionales, apropiados de distribución, comercialización y consumo. El criterio de venta es el precio y con aliados en medios de comunicación direccionan la demanda, encadenando una masa de consumidores pasivos.

EL CIRCUITO AGROALIMENTARIO modelo alternativo no a la máxima de ganancia individual a cualquier costo, así sea por el bien social o medioambiental. EL CIRCUITO se funda en transparencia, confianza. Se estructura en la economía social y solidaria. En el CIRCUITO AGROALIMENTARIO cada actor participa responsable y activamente. No es pasivo y retoma el control de sus decisiones y lo que representa está en un proceso de relaciones personales, confianza, solidaridad y contribuir es construir SISTEMAS PARTICIPATIVOS DE GARANTÌA (SPG) es fundamental. Las variedades climáticas del territorio brindan favorabilidad en biodiversidad agrícola y producción. Son 8 productos no cultivados y es necesidad alimentaria. Fomentar conciencia del consumo local, relaciones entre comunidades rurales-urbanas con correspondencia privilegiada entre lo que se siembra y lo que se come. Los planes de producción, trabajo hacia y políticas públicas por la salud y el medioambiente. Igualmente, LA SOBERANÍA, AUTONOMÍA Y SEGURIDAD ALIMENTARIA, llevó a concluir que los TLC dificultan cada vez más las condiciones del campo colombiano. Alimentos importados superan en cantidad los producidos en Colombia, los cultivos modificados genéticamente, disminuyen las cualidades alimenticias y nutricionales de los alimentos, lo que lleva a acentuar la pobreza, hambre y malnutrición de la población.